En un Convento Sevillano

Cruz del CampoI Hace dos siglos y medio
en un convento sevillano,
entre canto y oración
unas primorosas manos,
para perpetuar la fe
y su amor a Jesús
de oro y terciopelo
están haciendo una Cruz.

II Por inspiración divina
como un nuevo testamento
va narrando en la Cruz
cuales fueron los tormentos
que padeció Jesucristo
y con su Sangre derramada
va tiñendo el color
de esta rosa encarnada.

III Jazmines, rosas y pensamientos
para endulzar la pasión
que esta Cruz de sufrimiento
es signo de redención.
Como señal de triunfo
te habrán de coronar
con un arco de flores
por toda la eternidad.

IV La monja en santidad
terminando su misión,
a solas en su celda
ha recibido una visión.
Para el centro de la Cruz
el amor hecho criatura,
el Santo Rostro de Cristo
regalo de las alturas.

Estribillo
Y en Villarrasa se quedó
la guardan como un tesoro.
Dios mío, y yo la quiero tanto.
Siempre estarás en mi corazón
Santísima Cruz del Campo.