Santo Rosario

Virgen del RosarioNo podemos entender nuestra devoción crucera sin la mediación de la Stma. Virgen en varias vertientes.

Por un lado, Dios tuvo que elegir a una mujer pura e inmaculada para acoger en su seno a su hijo y que éste se encarnara en él. María se constituye así como la tierra fértil donde se cría el fruto que es inmolado en el ara de la Cruz.

Por otro lado, María es el modelo a seguir para los cristianos. Su hijo Jesús la ensalza precisamente por esta virtud, por encima, incluso, de su maternidad. Ella vive y reina junto a su Hijo, asunta en cuerpo y alma, en el Cielo. Ciertamente, la Cruz es el camino más recto para alcanzar la Gloria, pero necesitamos de la Stma. Virgen como guía y remedio, imitar sus virtudes terrenales con la ayuda de la oración suya por antonomasia: EL SANTO ROSARIO.